“Spokesperson for the people and candidate for the media”: An indigenous woman for the 2018 presidential elections in Mexico

Reblogged from Focaal Blog

Alessandro Zagato

María de Jesús Patricio, known as Marichuy, is an indigenous Nahuatl woman born on 23 December 1963 in Tuxpan (“land of rabbits”), a small town located in the south of the state of Jalisco, where she grew up in a condition of extreme poverty. She is mother of three. As a child, she spent time observing older women from her family practicing traditional medicine. They were performing rituals and preparing oils and medicaments to heal people in their community. Over the years, she became a practitioner. In an interview of some years ago, (Tukari 2010: 12) she recalls that a mentor once warned her not to profit from her ancestral knowledge, because “the light protecting you would extinguish,” he argued, and she would no longer be effective as a healer. Her wisdom increased significantly as she started giving workshops around the region. Since 1995, María directs a health center in the Calli neighborhood of Tuxpam, where indigenous medicine is practiced and researched. Since then, she has received several public recognitions for her work, which focuses, she argues, in healing the community rather than just individual diseases. “Through the health center we defend traditional medicine, indigenous territories, and the mother earth based on an anti-capitalist approach and the libertarian struggle of the indigenous people” (University of Guadalajara 2015).

Marichuy (photograph by Las Abejas de Acteal)

The Zapatista uprising of 1994 inspired her deeply. Seeing people coming from an even poorer area of the country rising up in arms against oppression motivated her political engagement. That same year, her community was invited to participate in a national indigenous forum organized by the Zapatista Army for National Liberation (EZLN) in San Cristobal de Las Casas (Chiapas), and her people sent her as a delegate. María immediately associated with the other members of that network, which since then became her space of action and organization. Within the forum, she has raised awareness on gender equality and the fundamental role played by women in the urgent task that native groups in Mexico refer to as the “full reconstruction of the indigenous peoples of the country.” In March 2001, when the EZLN occupied the tribune of the Chamber of Deputies to defend the San Andrés Agreements,[1] she intervened with a powerful speech on the indigenous people’s struggle for equality.

On Sunday, 28 May 2017, in the auditorium of the CIDECI (Earth University) of San Cristobal de Las Casas, packed with 1,480 delegates of the CNI (National Indigenous Congress) and invitees from across the country, in an atmosphere charged with excitement and momentum, María was unanimously designated as the spokesperson for the newly confirmed Indigenous Government Council (CIG), a national assembly of 71 delegates representing around 93 indigenous communities and organizations. With the full support of the EZLN (who actually conceived of this initiative), Maria will run as an independent candidate to the presidency of the country in the 2018 elections representing the CIG and the EZLN. She will act as the spokesperson for this network. “We had to propose one individual candidate,” argued Mario Luna Romero, leader of the Yaqui Tribe (Sonora) during the first press conference of the CIG, “simply because the national law does not allow registering a full assembly.”

The CIG will therefore act as an intermediate institution, a hybrid body situated between the state apparatus and society, between the government and the organized people adhering to the CNI. It epitomizes a decentered conception of political representation that rejects concentration of power into the hands of a single individual. “We reject an occidental individualist conception of politics,” argued a delegate. Any act or declaration issued by the candidate will be the expression of a popular will—and it will follow the rule of mandar obedeciendo (“ruling by obeying”) shaping autonomous self-government in Zapatismo.

The adoption of this strategy as a means to open a new cycle of struggles in Mexico was announced by the CNI-EZLN in October last year during the fifth national congress of the CNI. “May the earth tremble at its core” is the heading of the manifesto issued during that gathering. The document (EZLN 2016a) calls “on all of the indigenous people and civil society to organize to put a stop to destruction and strengthen our resistances and rebellions, that is, the defense of the life of every person, family, collective, community, or barrio. We make a call to construct peace and justice by connecting ourselves from below, from where we are what we are.” The final paragraph emphasizes the will to “construct a new nation by and for everyone, by strengthening power from below and the anti-capitalist left.”

The proposal came up as a huge surprise for people within and outside the indigenous movement. It immediately produced astonishment and a heated debate. Right after the announcement, Subcomandante Galeano (previously Marcos) encouraged the attendees to “take the idea of subversion seriously and turn everything upside down, starting from your own heart.”

The proposal was a real blast. On the one hand, it offers a mind-blowing possibility to the broad indigenous movement of Mexico. A member of the CNI prophetically claims this will be “a nonviolent uprising, the last one in the history of the indigenous peoples of Mexico.” However, it also needed (and still needs) time to be properly processed. And there are several reasons for this.

“Elections” is a particularly controversial topic among Mexican activists. The political subjectivity that the EZLN has tried to promote among its members, allies, and followers is radically heterogeneous to the state and its procedures, especially elections. Even in recent times, the comandancia of the EZLN has repeated that “as Zapatistas, we don’t call for people not to vote, nor do we call for them to vote. As Zapatistas, every time we get the chance we tell people that they should organize to resist and struggle for what they need.” “Our dreams don’t fit in your ballot boxes,” they insist (EZLN 2016b), suggesting that their revolutionary project goes far beyond the governmental logic.

Although they have never explicitly called for abstention, at least since the rupture of the San Andrés Agreements, the approach chosen by the Zapatistas is framed by the idea of “autonomy.” The noncompliance by the national political system has pushed the EZLN towards “auto-applying” the agreements in their own territories, and on their own terms. Over the years, autonomy became an axiom for the multiplicity of organized realities spread over the Mexican territory.

Furthermore, many members of these organizations are not even registered citizens, and they have no voting credential. This is partly because of the oblivion to which national politics has condemned many groups living at the margins. Nevertheless, this is also the result of a choice to be fully independent from the state.

Some commentators are ironically asking how these anti-citizens will vote. Definitely, their mobilization in the electoral process will be paradoxical. Symbolically, they remind of those milicianos of the EZLN who fought the Federal Army with wooden rifles in 1994, whose image resonated around the globe. The contribution and sacrifice of those rebels was a statement on war and revolutionary commitment. They represent the often “illogical logic” followed by the Zapatistas, a movement that was able to creatively transform revolutionary warfare into an imaginative and essentially peaceful political process. What I am suggesting here is that even with the current electoral initiative, one must be prepared for the unexpected.

Another critical point is the unfavorable conjuncture in which this initiative is taking place: a context shaped by a generalized discredit in the electoral option. The power of national governments, including those that are less aligned with the logics of global capitalism, does not seem strong enough to change things in a single nation-state—particularly in Latin America, where the apparent downturn of the “pink tide” (the cycle of progressive governments that have shaped the region since the early 2000s) is giving rise to a new wave of free-market ideology (see the Focaalblog feature). Arguably, times are calling for resistance rather than electoral engagement.

However, the primary aim of the initiative of the CNI-EZLN is not an electoral victory. Elections are just being used as a frame, an expedient, a vessel, a launch ramp from where to open unprecedented political possibilities. In her first press conference, María de Jesús Patricio remarked that the aim of the indigenous coalition is not to collect votes and achieve power positions. “Our engagement,” she said “is for life, for organization, and for the reconstitution of our people who have been under attack for centuries. Time has come to find a new configuration for us to keep existing.” She added that this is also an invitation for all oppressed sectors of society to “join the struggle and destroy a system that is about to exterminate us . . . This is a real alternative to the war that we are experiencing.”

We know that for the indigenous candidate to participate in the electoral process, almost a million signatures distributed in at least 17 states must be collected and submitted to the National Electoral Institute. This calls for an extraordinary collective and logistic effort. Mexico has around 125 million inhabitants, out of which 11 million recognize themselves as indigenous. The signatures obtained in the communities of the CNI—EZLN will not be enough. A key factor for the success of this campaign will be the coalition’s capacity to mobilize nonindigenous sectors of Mexican society.


Alessandro Zagato is a postdoctoral research fellow in the Egalitarianism project at the University of Bergen. He is currently conducting fieldwork among rural communities in the south of Mexico. He has recently edited (with Bruce Kapferer) The Event of Charlie Hebdo: Imaginaries of Freedom and Control (Berghahn Books, 2015).


Notes

[1] The San Andres Agreements on Indigenous Rights and Culture were signed by the Mexican government and the EZLN in February 1996 as a commitment to modify the national constitution to grant rights, including autonomy, to the indigenous peoples of Mexico.

 

Anuncios

FESTIVAL COMPARTE 2016: el análisis de GIAP.

portada

PDF giap_festival-comparte

Hoy publicamos finalmente el texto completo del análisis que hemos realizado sobre el Festival Comparte por la Humanidad.

En esta publicación hemos querido señalar nuestra experiencia completa del Festival y entregar algunos puntos de análisis, así como una parte del material de registro fotográfico.

Está disponible en PDF para descargar, imprimir, copiar, difundir, regalar.

Atentos saludos,

Equipo GIAP.

Quebrar las expectativas: La estrategia electoral del EZLN-Congreso Nacional Indígena

* artículo originalmente publicado en el medio chileno  LAPALA

img_20161012_171216642_hdr

Del 10 al 13 de octubre se llevó a cabo en la ciudad de San Cristóbal de las Casas, el vigésimo Congreso Nacional Indígena de México, con delegados representantes de 32 tribus, naciones y pueblos del país. Convocado por el Ejército Zapatista de Liberación Nacional, EZLN, esos días se realizaron mesas de trabajo para relevar las injusticias y atropellos que viven los pueblos originarios, principalmente a causa de los proyectos mineros, la deforestación, la entrada de empresas transnacionales, el paramilitarismo y todo el resto del aparataje represivo del narco-gobierno mexicano.

Sin embargo, el EZLN traía una propuesta que presentó a los delegados y que corrió rápidamente entre nosotros, los observadores extranjeros, como un quebradero de cabeza: llevar una candidata mujer indígena a las elecciones del 2018, elegida por el Congreso Nacional Indígena.

El solo hecho de que se planteara la vía electoral supuso un remezón para todos los que somos adherentes a la Sexta Declaración de la Selva Lacandona, y a nuestras firmes convicciones de “cambiar el mundo sin tomar el poder”. Sin embargo, el zapatismo siempre nos está desafiando a salir de nuestras zonas de confort ideológico y a entender sus tácticas y estrategias según las necesidades del contexto, más que en la mantención de dogmas férreos.

En ese sentido, comprendimos con el paso de los días el sentido completo de la propuesta, la que es debatida en estos días por las naciones indígenas de México y sobre la cual presentarán una resolución a fines de Diciembre de 2016.

Primero, es necesario recalcar que no es el EZLN el que va a las elecciones presidenciales, como livianamente anunció a los cuatro vientos la prensa que tiene poco tiempo para estudiar. Es el conjunto de la población indígena la que levantará, si así lo decide, la figura de una mujer representante para poner en la palestra de la discusión y en el centro de los programas políticos los temas indígenas, que finalmente son los temas de sobrevivencia de un país.

Segundo, con esta propuesta se desarrolla ya un proceso que fragmenta la unidad política de Derechas e Izquierdas partidistas, que pone en tensión los procesos electorales y que reforzará los procesos de autogobierno, fortaleciendo una idea de Consejo de Gobierno que modificará las subjetividades políticas hasta ahora establecidas.

Por supuesto que tras el anuncio público ya sonaron las alarmas, y como era de esperar, estas llegaron primero que todo de la izquierda partidista. Andrés Manuel López Obrador (AMLO), candidato tradicional del partido MORENA y opositor común del PRI, apoyado por comentaristas de prensa ansiosos de perder algún hipotético cargo ministerial, han acusado al EZLN de generar una coalición en contra de AMLO y de “hacerle el juego a la derecha”, y apuntan con el dedo a los zapatistas por “traicionar sus proyectos autónomos”, incluso con caricaturas que ha publicado el diario de izquierda La Jornada.

Estos chantajes simplistas no hacen más que revelar la naturaleza real de quienes se auto proclaman simpatizantes de la causa indígena, siempre y cuando ésta no toque sus intereses de poder ni les obligue siquiera al mínimo ejercicio de la reflexión inclusiva.

El zapatismo siempre nos ha enfrentado a romper nuestras expectativas de lo consumado y sancionado, a entender las lógicas de cambio y miradas a largo plazo. Sabemos que no estará en juego el proceso autónomo de las comunidades zapatistas ya consolidado, ni que el propósito es llegar al Poder. Es más, los zapatistas mismos difícilmente votarán ya que están fuera del patrón de registro civil y por tanto, del electoral. Se trata de que se conozca, hable, considere y valore el saber vivir indígena y que éste influya en una urgente praxis política que salve a México de la hecatombe total.

Ahora nos toca un proceso de trabajo en varias líneas: defender la decisión y difundir su sentido en todos los medios de comunicación y redes sociales; apoyar y prever de seguridad a las comunidades indígenas quienes verán incrementada su inseguridad una vez se anuncie la vía electoral y colaborar en las necesidades de la campaña.

Adelante compañeros!

Natalia Arcos-GIAP

¡Adelante Compañeros!

De por qué apoyamos la propuesta del CNI de conformar un concejo indígena de gobierno que designe a una mujer indígena como candidata presidencial en las elecciones de 2018.

Deutsche Übersetzung

img_20161011_101420149

GIAP, octubre de 2016

Como premisa concurrimos a puntualizar que este es un texto de opinión escrito por adherentes de la Sexta, sin ninguna pretensión de representar a esta vasta y heterogénea constelación. Es nuestra intención compartir algunas reflexiones preliminares sobre la sorpresiva, intrigante, ambiciosa y revolucionaria propuesta del Congreso Nacional Indígena (concebida por el EZLN) de participar en el proceso electoral presidencial del año 2018 – una propuesta que sin duda generará debates encendidos por el hecho de estar abriendo horizontes de pensamiento, acción y organización sin precedentes. Se trata, en las palabras de los proponentes, de “impulsar una consulta en nuestros pueblos para lanzar una candidata indígena en representación del CNI, de sus objetivos y luchas, con el fin de hacer crecer nuestra fuerza y organización con un programa anticapitalista de abajo y a la izquierda, proponiendo la conformación de un concejo indígena de gobierno que participaría en la elección presidencial a través de la candidata que se proponga.”

Durante los próximos dos meses los pueblos pertenecientes al CNI serán informados por sus representantes acerca de la propuesta y serán llamados a analizarla y discutirla en profundidad para que lleguen a una resolución final. La aprobación llevaría al segundo paso, o sea al nombramiento de un concejo indígena compuesto por dos representantes (una mujer y un hombre) de cada pueblo, comunidad u organización, y a la designación de una mujer indígena como candidata presidencial. La verdadera campaña presidencial empezaría en la fecha simbólica del primero de enero. Sin extendernos demasiado, por ahora, en los detalles técnicos de la propuesta (para más información mantengase pendiente de los comunicados del CNI), les ofrecemos nuestro punto de vista con la esperanza de que, como dijo el Sup, tomemos en serio la idea de subversión y volteemos todo de cabeza, a partir de nuestro propio corazón.

  1. Pasar del escepticismo a la convicción de que este es el camino correcto – tal vez el único disponible.

Es así compañeros y compañeras, uno de los principios fundantes de la Sexta Declaración de la Selva Lacandona es que no hay acción emancipadora ni muestra de dignidad que pueda venir desde arriba, donde los poderosos organizan desprecio, despojo, explotación y represión. El poder del Estado es corrupto y corruptor. En la coyuntura actual el Estado se ha reducido a un dispositivo de consolidación de la hegemonía e híper-potencia del neoliberalismo, o sea del capitalismo de nuestros tiempos, que con nuevas estrategias persigue el mismo objetivo de siempre: la acumulación ilimitada a través del despojo, la explotación y la especulación. Los gobiernos de los estados se han convertido en lo que vislumbraba Marx hace más de un siglo, o sea en la junta que administra los negocios comunes de la clase burguesa: los delegados del poder del capital. En la perspectiva de la Sexta, esta situación nos obliga a constituir formas organizativas y pensamientos políticos a una distancia del poder del estado/capital, y por lo tanto fuera de los partidos y de las organizaciones políticas tradicionales irreparablemente cooptadas por el sistema – es lo que en nuestros espacios de lucha definimos como autonomía.

Esta descomposición de los gobiernos y de las formas convencionales de la política es una de las causas principales de nuestros sufrimientos, es lo que nos hace vivir y percibir el ataque del capitalismo de manera tan feroz e irrefrenable – lo que nos hace imaginarlo como una hidra de mil cabezas, donde cortas una y aparece otra. Sin embargo, como nos hizo notar la Comandancia del EZLN en la asamblea de ayer 13 de octubre, la putrefacción del sistema político es también su debilidad. La existencia de un régimen democrático es pura ficción, espectaculo, un engaño que los gobiernos alimentan con creciente dificultad a la luz del panorama de guerra interna y decadencia social que la nación mexicana está viviendo desde hace muchos años y que afecta cada vez a más estratos de la sociedad. Si el sistema político se ha vuelto el punto débil del poder, es allí donde tenemos que atacar, y para hacerlo hay que entrar en contacto con él y ocupar, aunque sea temporalmente, su espacio. Se trata de una cuestión estratégica que nos lleva al segundo punto.

  1. Hay que contaminar la teoría con la estrategia

Somos un movimiento anti partidista y con una concepción del poder diametralmente (ontológicamente diríamos nosotros) opuesta a la de la alianza estado-capital. Sin embargo, la política de emancipación se basa en el conflicto. No hay liberación sin conflicto. Que la llamemos “dialéctica”, “antagonismo”, “rebeldía”, “resistencia”, etcétera, la confrontación acompaña cualquier proyecto político que pueda definirse como emancipador. Solo que mientras tanto nos estamos defendiendo porque tenemos el enemigo en nuestro territorio –el capitalismo coloniza no solo nuestros espacios sino cada aspecto, hasta el más íntimo y subjetivo, de nuestra vida – durante el ataque somos nosotros quienes penetramos en el territorio enemigo. En este proceso nos mezclamos con él, nos apropiamos de sus armas, de sus lógicas y dinámicas para retorcerlas en contra de si mismo. Es lo que los zapatistas hicieron el uno de enero del ‘94, cuando tuvieron que constituirse como ejército y apropiarse del ámbito de la guerra, de una lógica de destrucción, para enfrentar formas de olvido, humillación y exterminio que estaban sufriendo los pueblos originarios de Chiapas. Hoy, en un contexto político y social en muchos aspectos parecido al de 1994, el ataque se dará en el campo de la política gubernamental con el objetivo de revolucionarla – “hay que darle donde al sistema más le duele” dijo Galeano. Obviamente esta estrategia no se propone validar la ideología del sistema, ni representa un rechazo de las ideas planteadas en la Sexta. El objetivo es generar un proceso político amplio que acabe con el sistema de muerte que nos gobierna actualmente.

  1. Otra vez: no se trata de tomar el poder sino de transformarlo

Los compañeros del CNI y del EZLN han insistido mucho en el hecho de que esta no es una propuesta electoral ni politiquera. No se está reivindicando el sistema electoral, ni se está pensando crear un nuevo partido político. Es también obvio que el EZLN no tiene ninguna intención de perder lo que ha estado construyendo desde su fundación. Esta es una propuesta para reorganizar, rearticular y reforzar los pueblos del CNI, para manifestar su presencia a nivel nacional y para confrontar las formas de autogobierno que los pueblos han ido perfeccionando en los años con un contexto más amplio. “Es tiempo de arriesgarnos, de aprovecharnos” afirman los delegados. La sensación que los proponentes comparten es que esta nueva estrategia política pueda llevar a un impulso, a una evolución de la situación política nacional que permita una salida a la trágica situación que se vive actualmente en el país. El proceso de formación de un concejo indígena de gobierno podría producir nuevas formas de interacción entre los pueblos y prefigurar una nueva subjetividad política.

  1. Hay que pasar al contrataque

Por mucho tiempo los pueblos originarios de México han estado en resistencia intentando defender sus propias formas de organización y modos de vida. A lo largo de los años el CNI ha funcionado como una plataforma en que pueblos, comunidades y organizaciones se han podido espejar recíprocamente y reconocer la naturaleza común de sus sufrimientos. El congreso ha constituido un importante espacio de compartición y denuncia, pero esto no ha llevado a ningún cambio de tipo estructural. En el análisis de los proponentes, la casi ausencia de avances orgánicos ha producido procesos de estancamiento y desgaste dentro de la organización. “Ya es tiempo de no pensar en los dolores, de no solo defendernos sino de pasar a la contraofensiva” afirmo el Subcomandante Galeano en frente de 360 delegados, 80 invitados y más de 400 adherentes de la Sexta. La fuerza “dormida” que detiene al CNI es enorme y es necesario organizarla proactivamente. “La fuerza que se va a despertar es tan grande que no nos imaginamos”, “lo que encontraremos da para más” insistió el Sup. La propuesta en este sentido es un desafío al victimismo y a la pasividad: “Ése es el poder de abajo que nos ha mantenido vivos y es por ello que conmemorar la resistencia y rebeldía es también ratificar nuestra decisión de seguir vivos construyendo la esperanza de un futuro posible únicamente sobre las ruinas del capitalismo” se lee en el comunicado del CNI.

  1. La tormenta se va a agudizar, hay que prepararse

Sin duda empezar un proceso de este tipo conllevará a una reacción violenta por parte de los poderes que actualmente gobiernan la vida de los mexicanos. No hablamos solo del gobierno sino de una superposición de agencias estatales, crimen organizado y corporaciones privadas. La sinergia de estas fuerzas es bastante fluida y tiende a cristalizarse en agrupaciones mixtas de poder, que actúan a escala local con elevados niveles de independencia e impunidad. Estas alianzas de poder tienen tamaños variables y tienden a agruparse enrededor de intereses económicos puestos a disposición de determinadas áreas. Por ejemplo, la reforma energética que ha concesionado aproximadamente una cuarta parte de la superficie de la nación a la industria minera, ha producido una infinitud de sitios de interés de este tipo. Muchas de estas tierras son actualmente controladas por ejidos y comunidades indígenas y el proceso de despojo ha generado una oleada de violencia en contra de ellas. La movilización de estas comunidades hacia su participación colectiva y emancipada en el proceso electoral de 2018 aumentará aún más el nivel de represión por parte de grupos militares y paramilitares. Muchos delegados del CNI han expresado su preocupación en este sentido temiendo que episodios de violencia se puedan dar ya a partir del proceso de consulta, por esto solicitaron la formulación de procedimientos de seguridad. Además de la violencia física es fácil prever que habrá una campaña mediática totalmente hostil contra este proyecto político: los organizadores van a ser acusados de incongruentes y se les pondrán todos los obstáculos posibles para que la campaña fracase, incluso desde la propia izquierda y la intelectualidad.

Aunque la Comandancia del EZLN haya afirmado “perdemos con ustedes o ganamos con ustedes”, nosotros pensamos que esta, a pesar de los obstáculos y los peligros, es una situación de ganar-ganar. Que se vaya o no a vencer en las elecciones, es más bien el proceso político puesto en movimiento por los pueblos indígenas de México lo que tendrá repercusiones en toda la sociedad civil, favoreciendo, o al menos poniendo las bases, para un cambio radical.

Los Milicianos del EZLN: poética de la disciplina

mili

Fotografía gentileza de Al-Dabi 

El día miércoles 12 de octubre, vigésimo aniversario del Congreso Nacional Indígena y conmemoración de 524 años de resistencia ante el saqueo imperialista y neoliberal, el Ejército Zapatista de Liberación Nacional recibió en el Caracol Oventik a los delegados de 32 tribus, pueblos y naciones venidos de México, Guatemala y Colombia, así como algunos de los padres de Ayotzinapa y a los observadores externos.

 Al momento del ingreso al Caracol, y como ha ocurrido en otros recibimientos de carácter solemne, las bases de apoyo se alinearon a lo largo del acceso, en orden y en silencio.

 Desde el fondo se vio avanzar un imponente grupo de milicianos zapatistas cumpliendo con el rigor formal de un destacamento militar: marchando alineados, organizados, disciplinados. Recibieron a la columna encabezada por la comandancia general del EZLN, seguida por la delegación de representantes indígenas y cerrada por los observadores.

Los milicianos hicieron retumbar sus pasos y sonar sus bastones de madera. Al momento de iniciar la ceremonia, ejecutaron un movimiento integrado de golpes de bastón y rodilla al suelo que marcó el ambiente de expectación y recogimiento.

Pero fue al cierre de la ceremonia, después de pasar varias horas en cuclillas, que el destacamento de milicianos hizo una nueva demostración de disciplina: a la voz de mando del Subcomandante Moisés, corrieron a formar un caracol en el centro de la cancha deportiva. Saludaron, y realizaron un ejercicio llamado “Caracol encadenado”: desde el primer miliciano en el centro hasta el último, fueron sucesivamente haciendo sonar sus bastones y poniéndose de pie, hacia fuera primero y luego en retorno hacia adentro; levantándose y haciendo sonidos, volviendo a estar de rodillas y en silencio después; en pie de acción y a la expectativa; en lo visible y en lo invisible.

Este acto puede ser leído como una muestra de organización, que como otras puestas en escena de corte militar, es por supuesto la presentación de una potencia. Sin embargo, esta acción está estructurada desde una teatralidad simbólica en la imagen del caracol, y por lo tanto, denota simbólicamente una estructura organizativa en una infraestructura política diferente.

 El caracol es por lo que se escucha y se habla, es la casa que acoge y la casa que avanza, la que dice y oye. Por eso, reforzarlo desde la fuerza miliciana signa un momento donde la fuerza militar del EZLN retorna tácticamente a lo visible, apoyando una nueva fase estratégica: la anunciada como propuesta en el CNI.

 Alguna vez dijimos que los de abajo tienen en la disciplina organizativa su principal fuerza. Si además esa potencia se organiza desde lo poético-simbólico, los mensajes serán más creativos y fértiles al sembrar.

GIAP, 14 octubre 2016. 

(audio) RAÚL ZIBECHI“Las resistencias de abajo en la creación de mundos nuevos”

Les compartimos el audio de la conferencia magistral ofrecida por Raúl Zibechi en el marco del congreso internacional de sociología  “Voces de Resistencia. Miradas Criticas desde la Sociología”, 26 al 29 de septiembre, Ensenada, Baja California.

Uruguayo por nacimiento, Raúl Zibechi es periodista e investigador-activista. Desde joven, militó en el Frente Estudiantil Revolucionario; posteriormente, participó activamente en la resistencia contra la dictadura militar de Uruguay (1973-1975). Desde el exilio en España, estuvo vinculado al movimiento comunista, realizando tareas de alfabetización de campesinos, y al movimiento antimilitarista contra la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN).
A mediados de los años ochenta, empezó a escribir y publicar artículos en revistas y periódicos latinoamericanos de izquierda. Regresó a Uruguay en 1992, donde publicó en el semanario Brecha y en la revista ecologista Tierra Amiga entre 1994 y 1995. También ha colaborado y colabora como analista internacional con Alai (Ecuador), Diagonal (España), Carta (Italia), International Relations Center (Estados Unidos), Miradas al Sur (Argentina), La Jornada (México), entre otros.
Con su trabajo teórico, busca comprender movimientos urbanos, campesinados e indígenas, así mismo descarta el término “movimientos sociales” para darle preferencia a “sociedades en movimiento” que permite comprender mejor la acción social en América Latina.

zibechi.jpg

Sobre el Festival COMPARTE: análisis general de obras de arte zapatistas.

  • Después de compartir el comparte con los maestros en el bloqueo de Chiapas, de asistir al Festival CompARTE en el CIDECI y de viajar a cada uno de los cinco caracoles zapatistas, GIAP (Grupo de Investigación en Arte y Política) prepara actualmente un texto sobre cómo percibió la participación y las propuestas artísticas de las comunidades zapatistas durante el desarrollo del Festival en los Caracoles. El siguiente es un extracto de ese ensayo. 
comparte_danzaweb

Danza- performance sobre la “Marcha del Silencio” representada por un grupo de jóvenes del Caracol Roberto Barrios.

El EZLN es una guerrilla que desde sus inicios en la clandestinidad incorporó el elemento cultural en sus cuadros militares. Contaba el finado Subcomandante Marcos que en los años ‘80 en los rigores de la selva, se daban el tiempo y el espacio para crear piezas de teatro o leer poesía. Con el tiempo y alentados por la práctica cultural habitual de las comunidades indígenas, la milicia realizaba ya no sólo canciones o piezas teatrales sino que hasta simulaban programas de televisión para ellos mismos.

El zapatismo, entonces, no solo es una estructura política – poética (como hemos comentado en nuestros escritos anteriores) sino que es también un diseminador de micro estéticas asentadas tanto en la milicia como en las comunidades bases de apoyo, a través de obras de arte de carácter muy definido. Este germen cultural (prácticas artísticas pre- existentes en los pueblos antes del inicio del EZLN, más el interés particular de la guerrilla por las creaciones culturales) es lo que seguramente explica el enorme volumen de propuestas de arte que concurrieron a la convocatoria del Festival Comparte en su llamado interno a las comunidades.

Lo que anteriormente hemos llamado “producción estética interna del zapatismo”, mostró en las participaciones de cada una de los 5 Caracoles una notoria continuidad formal y temática, como si fueran parte de un programa de contenidos preestablecido (algo que en ningún caso podemos afirmar ni confirmar). Al respecto, es más factible sostener que en el movimiento zapatista, al no obedecer al individualismo romántico que exalta el sistema neoliberal en las artes (por ejemplo en sus formas de ficción subjetiva, ansiedades modernas y dudas existenciales), los temas son naturalmente colectivos, autónomos y referidos a su propia historia de liberación.  

Con leves diferencias en la calidad de la ejecución (unos lograban mejor que otros la conclusión de la propuesta artística), podemos englobar las prácticas de arte zapatista en las siguientes disciplinas: teatro, danza, música, poesía, pintura y escultura, más una muy interesante pero aún escasa presencia de la performance.  

A la vez, se puede proponer una línea de contenidos que es al mismo tiempo una línea temporal y narrativa. Un primer eje aborda el Pasado, representado principalmente por el teatro y la danza. En este espacio temático/temporal, se reflejaron las cosmologías indígenas de los abuelos y los antepasados mayas, principalmente en danzas de carácter ritual para la agricultura, la lluvia y la fecundidad de la tierra, acompañados de música repetitiva y elementos naturales como hojas, maíz y fuego. También en esta circunscripción, ubicamos las obras de teatro donde se relató la explotación colonial, latifundista y partidista. Con la participación de comunidades enteras, estas puestas en escena de larga duración (un promedio de 2 a 3 horas, con diálogos y escenas de tiempo real, es decir, en función del tiempo correlativo a lo representado) detallan los abusos y atrocidades sufridas por los pueblos chiapanecos antes del Zapatismo.      

Mención aparte merece el género musical del corrido mexicano, cuyos más conocidos representantes, “Los Originales de San Andrés”, cuentan la historia de la organización clandestina, del levantamiento zapatista y de los principales hitos milicianos, con fecha, nombre y lugar. por ejemplo, su canción más popular comienza así: Primer día de enero, año del 94….

El segundo espacio temático/temporal es la línea que aborda el Presente. Son aquellas creaciones destinadas a contar cómo se practica la autonomía, cómo deciden y laboran las JBG, los colectivos de trabajo, cómo se vive la resistencia diaria, cómo se forman los promotores de salud y educación, etc. Representados estos temas también mediante obras de teatro, donde se demostraba expresamente cada paso de los procesos autonomistas y se ejemplificaba en el Realismo desde la venta de ganado hasta la instalación de las tiendas de productos, así como se satirizaba a partidistas, paramilitares y medios de comunicación de paga.

En este conjunto también incluimos las pinturas, disciplina que refleja los procederes del proyecto autónomo: escenas de milpas de trabajo colectivo se funden con imágenes de resistencia ante la presencia militar, en composiciones atiborradas dispuestas en el plano abierto sin la perspectiva de profundidad clásica, llenos de color, similares a los conocidos murales zapatistas pero incluyendo más dibujo, más elementos, más información visual. Estas pinturas fueron realizadas en equipo, en colectivo, como todas las piezas de arte zapatista y eran presentadas en el escenario del festival con una detallada descripción de cada escena y cada elemento. Destacó la representación frecuente de la Hidra Capitalista, concepto que se adhiere al vocabulario zapatista en años recientes y que ejemplifica al monstruo de mil cabezas del capitalismo salvaje.  

También en esta clasificación de espacio/tiempo cabrían las esculturas, piezas de tamaño mediano que eran exhibidas en los templetes del espectáculo, realizadas en materiales disponibles en las zonas zapatistas como madera, mimbre y barro. Representaban a los propios zapatistas o a sus herramientas de trabajo diario.

En el orden del Futuro, cabrían principalmente las alabanzas sobre la autonomía zapatista, que se oyeron en declamaciones de poemas. Estas presentaciones orales de una o más personas proyectan en la poesía los caminos de la autonomía en base al esfuerzo del ser colectivo, la fuerza de las mujeres y el respeto por la madre tierra.

Un poema que particularmente llamó nuestra atención fue presentado en el Caracol Morelia. Titulado Colectivo, cada letra era vestida y presentada por un zapatista quien declamaba un texto sobre un concepto relacionado a la respectiva letra (C: comunidad, O: organización, L: Libertad…) hasta formar la palabra total: C-O-L-E-C-T-I-V-O. Nos recordó las formas de las exaltaciones al Estado soviético o chino.

Fuera de tiempo ubicamos las performances que son también meta análisis de la estética zapatista: una fue la irrupción en el terreno bajo el escenario de Morelia de dos bases de apoyo representando a los dos “Subs”, Galeano y Moisés, cruzando de un lado a otro y reproduciendo un diálogo sobre el caminar zapatista.  

Las otras dos performances que vimos fueron particularmente potentes y pertenecen al mismo grupo de jóvenes zapatistas del Caracol Roberto Barrios. Una consistió en la cita a la “Marcha del Silencio” (esa gran performance multitudinaria que los zapatistas realizaron el 21 de diciembre del 2012). Danzando en circulo al compás de un sonido ritual, los chicos se basaron en registros fotográficos fáciles de identificar para representar las siluetas zapatistas más icónicas de esa jornada memorable.

La siguiente presentación performática mantuvo la estructura de la danza de carácter ritual con elementos coreográficos basados en imágenes visuales de los medios de comunicación alternativos. En este segundo caso, se citó el Homenaje al Maestro Galeano, puntualmente la ceremonia de colocación de piedras en su tumba del Caracol de la Realidad, evento que ocurrió el 24 de mayo del 2014. Girando en círculo, los chicos fueron colocando piedras en la tumba donde, de manera extraordinariamente simbólica, la foto del maestro Galeano fue sustituida por la del Subcomandante Galeano.

Estos dos últimos actos fueron realmente extraordinarios en riqueza de contenidos, portadores de múltiples capas de lectura estética. Una verdadera bomba semiótica para el arte del futuro.  

Al final del día, podemos sostener que, Uno, el arte zapatista está cumpliendo la doble función de, por un lado, narrar oralmente su historia para el ejercicio de la memoria colectiva, y por otra parte, de preservar y pedagogizar sobre la praxis cotidiana de la autonomía. Ambos elementos son adherentes a la tradición cultural indígena maya y responden a la necesidad de resistencia a largo plazo en el contexto contemporáneo.    

Dos, que el arte zapatista acudió al Festival en una estrategia de movilización de masas donde no hubo una pre selección tendiente a definir quién era mejor artista que otro; más bien, se establece formalmente que sobre el rol múltiple del zapatista (que es campesino, promotor, miliciano y artista también al mismo tiempo) no hay parámetros definitorios ni clasificaciones académicas o eurocentristas válidas de aplicar.

Tres, que el arte zapatista es descolonizado, no elitista, no profesional, no mercantilizado, y que ha confirmado la constitución de una estructura poética autónoma profundamente política.

Continuará…