“Spokesperson for the people and candidate for the media”: An indigenous woman for the 2018 presidential elections in Mexico

Reblogged from Focaal Blog

Alessandro Zagato

María de Jesús Patricio, known as Marichuy, is an indigenous Nahuatl woman born on 23 December 1963 in Tuxpan (“land of rabbits”), a small town located in the south of the state of Jalisco, where she grew up in a condition of extreme poverty. She is mother of three. As a child, she spent time observing older women from her family practicing traditional medicine. They were performing rituals and preparing oils and medicaments to heal people in their community. Over the years, she became a practitioner. In an interview of some years ago, (Tukari 2010: 12) she recalls that a mentor once warned her not to profit from her ancestral knowledge, because “the light protecting you would extinguish,” he argued, and she would no longer be effective as a healer. Her wisdom increased significantly as she started giving workshops around the region. Since 1995, María directs a health center in the Calli neighborhood of Tuxpam, where indigenous medicine is practiced and researched. Since then, she has received several public recognitions for her work, which focuses, she argues, in healing the community rather than just individual diseases. “Through the health center we defend traditional medicine, indigenous territories, and the mother earth based on an anti-capitalist approach and the libertarian struggle of the indigenous people” (University of Guadalajara 2015).

Marichuy (photograph by Las Abejas de Acteal)

The Zapatista uprising of 1994 inspired her deeply. Seeing people coming from an even poorer area of the country rising up in arms against oppression motivated her political engagement. That same year, her community was invited to participate in a national indigenous forum organized by the Zapatista Army for National Liberation (EZLN) in San Cristobal de Las Casas (Chiapas), and her people sent her as a delegate. María immediately associated with the other members of that network, which since then became her space of action and organization. Within the forum, she has raised awareness on gender equality and the fundamental role played by women in the urgent task that native groups in Mexico refer to as the “full reconstruction of the indigenous peoples of the country.” In March 2001, when the EZLN occupied the tribune of the Chamber of Deputies to defend the San Andrés Agreements,[1] she intervened with a powerful speech on the indigenous people’s struggle for equality.

On Sunday, 28 May 2017, in the auditorium of the CIDECI (Earth University) of San Cristobal de Las Casas, packed with 1,480 delegates of the CNI (National Indigenous Congress) and invitees from across the country, in an atmosphere charged with excitement and momentum, María was unanimously designated as the spokesperson for the newly confirmed Indigenous Government Council (CIG), a national assembly of 71 delegates representing around 93 indigenous communities and organizations. With the full support of the EZLN (who actually conceived of this initiative), Maria will run as an independent candidate to the presidency of the country in the 2018 elections representing the CIG and the EZLN. She will act as the spokesperson for this network. “We had to propose one individual candidate,” argued Mario Luna Romero, leader of the Yaqui Tribe (Sonora) during the first press conference of the CIG, “simply because the national law does not allow registering a full assembly.”

The CIG will therefore act as an intermediate institution, a hybrid body situated between the state apparatus and society, between the government and the organized people adhering to the CNI. It epitomizes a decentered conception of political representation that rejects concentration of power into the hands of a single individual. “We reject an occidental individualist conception of politics,” argued a delegate. Any act or declaration issued by the candidate will be the expression of a popular will—and it will follow the rule of mandar obedeciendo (“ruling by obeying”) shaping autonomous self-government in Zapatismo.

The adoption of this strategy as a means to open a new cycle of struggles in Mexico was announced by the CNI-EZLN in October last year during the fifth national congress of the CNI. “May the earth tremble at its core” is the heading of the manifesto issued during that gathering. The document (EZLN 2016a) calls “on all of the indigenous people and civil society to organize to put a stop to destruction and strengthen our resistances and rebellions, that is, the defense of the life of every person, family, collective, community, or barrio. We make a call to construct peace and justice by connecting ourselves from below, from where we are what we are.” The final paragraph emphasizes the will to “construct a new nation by and for everyone, by strengthening power from below and the anti-capitalist left.”

The proposal came up as a huge surprise for people within and outside the indigenous movement. It immediately produced astonishment and a heated debate. Right after the announcement, Subcomandante Galeano (previously Marcos) encouraged the attendees to “take the idea of subversion seriously and turn everything upside down, starting from your own heart.”

The proposal was a real blast. On the one hand, it offers a mind-blowing possibility to the broad indigenous movement of Mexico. A member of the CNI prophetically claims this will be “a nonviolent uprising, the last one in the history of the indigenous peoples of Mexico.” However, it also needed (and still needs) time to be properly processed. And there are several reasons for this.

“Elections” is a particularly controversial topic among Mexican activists. The political subjectivity that the EZLN has tried to promote among its members, allies, and followers is radically heterogeneous to the state and its procedures, especially elections. Even in recent times, the comandancia of the EZLN has repeated that “as Zapatistas, we don’t call for people not to vote, nor do we call for them to vote. As Zapatistas, every time we get the chance we tell people that they should organize to resist and struggle for what they need.” “Our dreams don’t fit in your ballot boxes,” they insist (EZLN 2016b), suggesting that their revolutionary project goes far beyond the governmental logic.

Although they have never explicitly called for abstention, at least since the rupture of the San Andrés Agreements, the approach chosen by the Zapatistas is framed by the idea of “autonomy.” The noncompliance by the national political system has pushed the EZLN towards “auto-applying” the agreements in their own territories, and on their own terms. Over the years, autonomy became an axiom for the multiplicity of organized realities spread over the Mexican territory.

Furthermore, many members of these organizations are not even registered citizens, and they have no voting credential. This is partly because of the oblivion to which national politics has condemned many groups living at the margins. Nevertheless, this is also the result of a choice to be fully independent from the state.

Some commentators are ironically asking how these anti-citizens will vote. Definitely, their mobilization in the electoral process will be paradoxical. Symbolically, they remind of those milicianos of the EZLN who fought the Federal Army with wooden rifles in 1994, whose image resonated around the globe. The contribution and sacrifice of those rebels was a statement on war and revolutionary commitment. They represent the often “illogical logic” followed by the Zapatistas, a movement that was able to creatively transform revolutionary warfare into an imaginative and essentially peaceful political process. What I am suggesting here is that even with the current electoral initiative, one must be prepared for the unexpected.

Another critical point is the unfavorable conjuncture in which this initiative is taking place: a context shaped by a generalized discredit in the electoral option. The power of national governments, including those that are less aligned with the logics of global capitalism, does not seem strong enough to change things in a single nation-state—particularly in Latin America, where the apparent downturn of the “pink tide” (the cycle of progressive governments that have shaped the region since the early 2000s) is giving rise to a new wave of free-market ideology (see the Focaalblog feature). Arguably, times are calling for resistance rather than electoral engagement.

However, the primary aim of the initiative of the CNI-EZLN is not an electoral victory. Elections are just being used as a frame, an expedient, a vessel, a launch ramp from where to open unprecedented political possibilities. In her first press conference, María de Jesús Patricio remarked that the aim of the indigenous coalition is not to collect votes and achieve power positions. “Our engagement,” she said “is for life, for organization, and for the reconstitution of our people who have been under attack for centuries. Time has come to find a new configuration for us to keep existing.” She added that this is also an invitation for all oppressed sectors of society to “join the struggle and destroy a system that is about to exterminate us . . . This is a real alternative to the war that we are experiencing.”

We know that for the indigenous candidate to participate in the electoral process, almost a million signatures distributed in at least 17 states must be collected and submitted to the National Electoral Institute. This calls for an extraordinary collective and logistic effort. Mexico has around 125 million inhabitants, out of which 11 million recognize themselves as indigenous. The signatures obtained in the communities of the CNI—EZLN will not be enough. A key factor for the success of this campaign will be the coalition’s capacity to mobilize nonindigenous sectors of Mexican society.


Alessandro Zagato is a postdoctoral research fellow in the Egalitarianism project at the University of Bergen. He is currently conducting fieldwork among rural communities in the south of Mexico. He has recently edited (with Bruce Kapferer) The Event of Charlie Hebdo: Imaginaries of Freedom and Control (Berghahn Books, 2015).


Notes

[1] The San Andres Agreements on Indigenous Rights and Culture were signed by the Mexican government and the EZLN in February 1996 as a commitment to modify the national constitution to grant rights, including autonomy, to the indigenous peoples of Mexico.

 

Anuncios

Los Milicianos del EZLN: poética de la disciplina

mili

Fotografía gentileza de Al-Dabi 

El día miércoles 12 de octubre, vigésimo aniversario del Congreso Nacional Indígena y conmemoración de 524 años de resistencia ante el saqueo imperialista y neoliberal, el Ejército Zapatista de Liberación Nacional recibió en el Caracol Oventik a los delegados de 32 tribus, pueblos y naciones venidos de México, Guatemala y Colombia, así como algunos de los padres de Ayotzinapa y a los observadores externos.

 Al momento del ingreso al Caracol, y como ha ocurrido en otros recibimientos de carácter solemne, las bases de apoyo se alinearon a lo largo del acceso, en orden y en silencio.

 Desde el fondo se vio avanzar un imponente grupo de milicianos zapatistas cumpliendo con el rigor formal de un destacamento militar: marchando alineados, organizados, disciplinados. Recibieron a la columna encabezada por la comandancia general del EZLN, seguida por la delegación de representantes indígenas y cerrada por los observadores.

Los milicianos hicieron retumbar sus pasos y sonar sus bastones de madera. Al momento de iniciar la ceremonia, ejecutaron un movimiento integrado de golpes de bastón y rodilla al suelo que marcó el ambiente de expectación y recogimiento.

Pero fue al cierre de la ceremonia, después de pasar varias horas en cuclillas, que el destacamento de milicianos hizo una nueva demostración de disciplina: a la voz de mando del Subcomandante Moisés, corrieron a formar un caracol en el centro de la cancha deportiva. Saludaron, y realizaron un ejercicio llamado “Caracol encadenado”: desde el primer miliciano en el centro hasta el último, fueron sucesivamente haciendo sonar sus bastones y poniéndose de pie, hacia fuera primero y luego en retorno hacia adentro; levantándose y haciendo sonidos, volviendo a estar de rodillas y en silencio después; en pie de acción y a la expectativa; en lo visible y en lo invisible.

Este acto puede ser leído como una muestra de organización, que como otras puestas en escena de corte militar, es por supuesto la presentación de una potencia. Sin embargo, esta acción está estructurada desde una teatralidad simbólica en la imagen del caracol, y por lo tanto, denota simbólicamente una estructura organizativa en una infraestructura política diferente.

 El caracol es por lo que se escucha y se habla, es la casa que acoge y la casa que avanza, la que dice y oye. Por eso, reforzarlo desde la fuerza miliciana signa un momento donde la fuerza militar del EZLN retorna tácticamente a lo visible, apoyando una nueva fase estratégica: la anunciada como propuesta en el CNI.

 Alguna vez dijimos que los de abajo tienen en la disciplina organizativa su principal fuerza. Si además esa potencia se organiza desde lo poético-simbólico, los mensajes serán más creativos y fértiles al sembrar.

GIAP, 14 octubre 2016. 

Sobre el Festival COMPARTE: análisis general de obras de arte zapatistas.

  • Después de compartir el comparte con los maestros en el bloqueo de Chiapas, de asistir al Festival CompARTE en el CIDECI y de viajar a cada uno de los cinco caracoles zapatistas, GIAP (Grupo de Investigación en Arte y Política) prepara actualmente un texto sobre cómo percibió la participación y las propuestas artísticas de las comunidades zapatistas durante el desarrollo del Festival en los Caracoles. El siguiente es un extracto de ese ensayo. 
comparte_danzaweb

Danza- performance sobre la “Marcha del Silencio” representada por un grupo de jóvenes del Caracol Roberto Barrios.

El EZLN es una guerrilla que desde sus inicios en la clandestinidad incorporó el elemento cultural en sus cuadros militares. Contaba el finado Subcomandante Marcos que en los años ‘80 en los rigores de la selva, se daban el tiempo y el espacio para crear piezas de teatro o leer poesía. Con el tiempo y alentados por la práctica cultural habitual de las comunidades indígenas, la milicia realizaba ya no sólo canciones o piezas teatrales sino que hasta simulaban programas de televisión para ellos mismos.

El zapatismo, entonces, no solo es una estructura política – poética (como hemos comentado en nuestros escritos anteriores) sino que es también un diseminador de micro estéticas asentadas tanto en la milicia como en las comunidades bases de apoyo, a través de obras de arte de carácter muy definido. Este germen cultural (prácticas artísticas pre- existentes en los pueblos antes del inicio del EZLN, más el interés particular de la guerrilla por las creaciones culturales) es lo que seguramente explica el enorme volumen de propuestas de arte que concurrieron a la convocatoria del Festival Comparte en su llamado interno a las comunidades.

Lo que anteriormente hemos llamado “producción estética interna del zapatismo”, mostró en las participaciones de cada una de los 5 Caracoles una notoria continuidad formal y temática, como si fueran parte de un programa de contenidos preestablecido (algo que en ningún caso podemos afirmar ni confirmar). Al respecto, es más factible sostener que en el movimiento zapatista, al no obedecer al individualismo romántico que exalta el sistema neoliberal en las artes (por ejemplo en sus formas de ficción subjetiva, ansiedades modernas y dudas existenciales), los temas son naturalmente colectivos, autónomos y referidos a su propia historia de liberación.  

Con leves diferencias en la calidad de la ejecución (unos lograban mejor que otros la conclusión de la propuesta artística), podemos englobar las prácticas de arte zapatista en las siguientes disciplinas: teatro, danza, música, poesía, pintura y escultura, más una muy interesante pero aún escasa presencia de la performance.  

A la vez, se puede proponer una línea de contenidos que es al mismo tiempo una línea temporal y narrativa. Un primer eje aborda el Pasado, representado principalmente por el teatro y la danza. En este espacio temático/temporal, se reflejaron las cosmologías indígenas de los abuelos y los antepasados mayas, principalmente en danzas de carácter ritual para la agricultura, la lluvia y la fecundidad de la tierra, acompañados de música repetitiva y elementos naturales como hojas, maíz y fuego. También en esta circunscripción, ubicamos las obras de teatro donde se relató la explotación colonial, latifundista y partidista. Con la participación de comunidades enteras, estas puestas en escena de larga duración (un promedio de 2 a 3 horas, con diálogos y escenas de tiempo real, es decir, en función del tiempo correlativo a lo representado) detallan los abusos y atrocidades sufridas por los pueblos chiapanecos antes del Zapatismo.      

Mención aparte merece el género musical del corrido mexicano, cuyos más conocidos representantes, “Los Originales de San Andrés”, cuentan la historia de la organización clandestina, del levantamiento zapatista y de los principales hitos milicianos, con fecha, nombre y lugar. por ejemplo, su canción más popular comienza así: Primer día de enero, año del 94….

El segundo espacio temático/temporal es la línea que aborda el Presente. Son aquellas creaciones destinadas a contar cómo se practica la autonomía, cómo deciden y laboran las JBG, los colectivos de trabajo, cómo se vive la resistencia diaria, cómo se forman los promotores de salud y educación, etc. Representados estos temas también mediante obras de teatro, donde se demostraba expresamente cada paso de los procesos autonomistas y se ejemplificaba en el Realismo desde la venta de ganado hasta la instalación de las tiendas de productos, así como se satirizaba a partidistas, paramilitares y medios de comunicación de paga.

En este conjunto también incluimos las pinturas, disciplina que refleja los procederes del proyecto autónomo: escenas de milpas de trabajo colectivo se funden con imágenes de resistencia ante la presencia militar, en composiciones atiborradas dispuestas en el plano abierto sin la perspectiva de profundidad clásica, llenos de color, similares a los conocidos murales zapatistas pero incluyendo más dibujo, más elementos, más información visual. Estas pinturas fueron realizadas en equipo, en colectivo, como todas las piezas de arte zapatista y eran presentadas en el escenario del festival con una detallada descripción de cada escena y cada elemento. Destacó la representación frecuente de la Hidra Capitalista, concepto que se adhiere al vocabulario zapatista en años recientes y que ejemplifica al monstruo de mil cabezas del capitalismo salvaje.  

También en esta clasificación de espacio/tiempo cabrían las esculturas, piezas de tamaño mediano que eran exhibidas en los templetes del espectáculo, realizadas en materiales disponibles en las zonas zapatistas como madera, mimbre y barro. Representaban a los propios zapatistas o a sus herramientas de trabajo diario.

En el orden del Futuro, cabrían principalmente las alabanzas sobre la autonomía zapatista, que se oyeron en declamaciones de poemas. Estas presentaciones orales de una o más personas proyectan en la poesía los caminos de la autonomía en base al esfuerzo del ser colectivo, la fuerza de las mujeres y el respeto por la madre tierra.

Un poema que particularmente llamó nuestra atención fue presentado en el Caracol Morelia. Titulado Colectivo, cada letra era vestida y presentada por un zapatista quien declamaba un texto sobre un concepto relacionado a la respectiva letra (C: comunidad, O: organización, L: Libertad…) hasta formar la palabra total: C-O-L-E-C-T-I-V-O. Nos recordó las formas de las exaltaciones al Estado soviético o chino.

Fuera de tiempo ubicamos las performances que son también meta análisis de la estética zapatista: una fue la irrupción en el terreno bajo el escenario de Morelia de dos bases de apoyo representando a los dos “Subs”, Galeano y Moisés, cruzando de un lado a otro y reproduciendo un diálogo sobre el caminar zapatista.  

Las otras dos performances que vimos fueron particularmente potentes y pertenecen al mismo grupo de jóvenes zapatistas del Caracol Roberto Barrios. Una consistió en la cita a la “Marcha del Silencio” (esa gran performance multitudinaria que los zapatistas realizaron el 21 de diciembre del 2012). Danzando en circulo al compás de un sonido ritual, los chicos se basaron en registros fotográficos fáciles de identificar para representar las siluetas zapatistas más icónicas de esa jornada memorable.

La siguiente presentación performática mantuvo la estructura de la danza de carácter ritual con elementos coreográficos basados en imágenes visuales de los medios de comunicación alternativos. En este segundo caso, se citó el Homenaje al Maestro Galeano, puntualmente la ceremonia de colocación de piedras en su tumba del Caracol de la Realidad, evento que ocurrió el 24 de mayo del 2014. Girando en círculo, los chicos fueron colocando piedras en la tumba donde, de manera extraordinariamente simbólica, la foto del maestro Galeano fue sustituida por la del Subcomandante Galeano.

Estos dos últimos actos fueron realmente extraordinarios en riqueza de contenidos, portadores de múltiples capas de lectura estética. Una verdadera bomba semiótica para el arte del futuro.  

Al final del día, podemos sostener que, Uno, el arte zapatista está cumpliendo la doble función de, por un lado, narrar oralmente su historia para el ejercicio de la memoria colectiva, y por otra parte, de preservar y pedagogizar sobre la praxis cotidiana de la autonomía. Ambos elementos son adherentes a la tradición cultural indígena maya y responden a la necesidad de resistencia a largo plazo en el contexto contemporáneo.    

Dos, que el arte zapatista acudió al Festival en una estrategia de movilización de masas donde no hubo una pre selección tendiente a definir quién era mejor artista que otro; más bien, se establece formalmente que sobre el rol múltiple del zapatista (que es campesino, promotor, miliciano y artista también al mismo tiempo) no hay parámetros definitorios ni clasificaciones académicas o eurocentristas válidas de aplicar.

Tres, que el arte zapatista es descolonizado, no elitista, no profesional, no mercantilizado, y que ha confirmado la constitución de una estructura poética autónoma profundamente política.

Continuará… 

Agroecología Zapatista

Between January 24 and the March 15, 2015, GIAP paticipated in“Rights of Nature: Art and Ecology in the Americas” an exhibition hosted by Nottingham Contemporary.

This is a video produced under the supervision GIAP by Russian documentarists  Elena Korykhalova and Oleg Anatolievich, which we presented in Nottingham. It puts together moments of collective work in the Zapatista communal fields, revealing the symbolic and material importance that corn plays in the rebel communities.

POÉTICA Y ESTÉTICA EN EL ZAPATISMO: LA DESPEDIDA DEL SUBCOMANDANTE MARCOS

*** ponencia de GIAP para el congreso ALAS (29/11 – 04/12 2015)*** 

Autores: Alessandro Zagato (Italia) y Natalia Arcos (Chile)

RESUMEN: Introducción al rol orgánico que la estética y la poética juegan en la política del Ejército Zapatista de Liberación Nacional, EZLN, movimiento revolucionario asentado en el estado de Chiapas, al sur de México.  Desarrollamos ciertas nociones propias a partir de nuestro trabajo de campo y de algunas muestras de arte zapatista organizadas por nosotros, así como del análisis teórico y empírico de un evento puntual: “La despedida del Subcomandante Marcos”

.  aa P1040623

INTRODUCCIÓN

Amador Fernández Savater (2015) observó recientemente que sería duro pensar en una experiencia con mayor capacidad de convocatoria, y a la vez con tan profundas raíces en un territorio específico, que el zapatismo.  En efecto, en la experiencia de este movimiento, lo particular y lo universal tienden a hundirse e intensificarse lo uno con lo otro, produciendo un proceso local sin precedentes que resuena a nivel internacional, donde el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) inspira a pueblos y movimientos. Esto es debido al hecho de que el zapatismo rompe en muchos aspectos con las formas tradicionales de la política. Abre espacios para una distancia creativa con respecto al Estado, y sostiene un constante experimentar con ideas innovadoras y perspectivas estratégicas directamente relacionadas con el territorio.

En este artículo, propondremos una introducción al rol orgánico que la estética y la poética juegan en la política de este movimiento revolucionario. En la primera parte ofrecemos una visión general sobre el tema: algunos puntos provienen del trabajo de campo realizado en Chiapas entre 2013 y 2015, y de nuestra experiencia  curatorial sobre Arte Zapatista para la exposición “Rights of Nature: Art and Ecology in the Americas”, en el Nottingham Contemporary, Inglaterra. En la segunda parte, analizamos como caso de estudio la sorprendente y espectacular despedida del Subcomandante Marcos, líder y figura icónica del movimiento zapatista, atracción de los medios de masas y de las clases medias educadas; una prominente personalidad capaz de dialogar con intelectuales de todo el mundo.  En mayo del 2014, el EZLN reveló que esta figura del “Sub” era tan solo un holograma, una “compleja maniobra de distracción, un malicioso movimiento desde el corazón indígena que somos…cambiando uno de los bastiones de la modernidad: los medios” (EZLN, 2014).

La “despedida” o “muerte” del Subcomandante Marcos tuvo lugar en un evento altamente performático organizado por los zapatistas en el Caracol La Realidad (24/05/2014), uno de los cinco centros administrativos del movimiento, en el corazón de la Selva Lacandona, y del cual participó personalmente uno de nosotros.

1ª PARTE

El EZLN nació clandestinamente en 1983 y fue fundado por tan solo seis personas: cinco hombres y una mujer, tres mestizos y tres nativos que llegaron a la Selva Lacandona desde diferentes lugares de México[1]. Este grupo construyó el primer campo militar con la ambición de organizar a la población indígena de la zona en una guerrilla, la que en algunos años podría finalmente derrotar al ejército regular y llevar a cabo la revolución en el país. Inicialmente, el grupo estaba influído por la ideología típica de los movimientos revolucionarios de América Latina, fieles al estilo marxista-leninista de construcción del Socialismo[2].

De acuerdo a reportes de primera mano (Marcos, 2014) ya en estas etapas iniciales, y a pesar de las duras condiciones de vida en la clandestinidad, el EZLN mostró una peculiar inclinación por la expresión artística: “Cada lunes solíamos organizar eventos culturales: el grupo era convocado a la que llamábamos unidad cultural y leíamos poemas, cantábamos, y representábamos piezas de teatro”. De esta manera, la estricta rutina militar comprendía no tan solo ejercicio físico y la lectura y discusión de estrategias de los ejércitos norteamericanos y mexicano, sino que también el aprendizaje colectivo de autores como Cervantes, Gelman, Shakespeare, Miguel Hernandez, Brecht, entre otros, quienes influyeron fuertemente en el estilo único de los comunicados oficiales del EZLN.

Sin embargo, no es la tendencia de un pequeño grupo de revolucionarios lo que determinó la singularidad política/estética del Zapatismo, sino el encuentro con la cosmología y las formas ancestrales de resistencia y organización del pueblo maya sobreviviente en Chiapas. Este encuentro constituye literalmente un evento, “una ocasión sublime” (Deleuze, 1994, p.190), una poderosa disrupción del plan original, así como la apertura a posibilidades sin precedentes alrededor de las cuales una nueva subjetividad político- social comenzó a tomar forma. “En este estadio -recuerda Marcos- el EZLN ya no era lo que habíamos pensado cuando llegamos. Para entonces ya habíamos sido derrotados por las comunidades indígenas, y producto de esa derrota, el EZLN empezó a crecer geométricamente y hacerse ‘muy otro’” (EZLN, 2003). En otro texto, Marcos (Le Bot, 1997, p.123) suena aún más drástico: “Sufrimos realmente un proceso de reeducación, de remodelación. Como si nos hubieran desarmado. Como si nos hubiesen desmontado todos los elementos que teníamos -marxismo, leninismo, socialismo, cultura urbana, poesía, literatura-, todo lo que formaba parte de nosotros, y también cosas que no sabíamos que teníamos. Nos desarmaron y nos volvieron a armar, pero de otra forma. Y ésa era la única manera de sobrevivir”.

En el esfuerzo de iniciar un diálogo político con las poblaciones locales, la disposición subjetiva de los guerrilleros debió pasar por una reconfiguración importante. Tuvieron que renunciar a las estrategias convencionales de adoctrinamiento y reclutamiento, a las acciones para generar “consciencia” e indicar el camino hacia el cambio político – y donde la propaganda sirve como medio de “división” y “colonización” de los sujetos exponiéndolos al contenido ideológico. Contrario a esto, el encuentro del EZLN con las comunidades indígenas estuvo inmediatamente condicionado por ciertas fricciones que obligaron a las dos partes a explorar caminos de reciprocidad e intercambio. “Nos dimos cuenta -dice Marcos- que la concepción política de lo que el EZLN era entonces, chocaba con la concepción política de las comunidades indígenas y se modificaba. También hubo efectos en el quehacer cultural del EZLN, que tenía una vida cultural bastante intensa para una unidad guerrillera” (Marcos, 2014). Este encuentro produjo una división interna tanto en los visitantes como en los visitados, anticipando las formas autónomas y horizontales de organización de las sociedades zapatistas. Pero también definió la actitud ideológica no dogmática del movimiento, donde la investigación y el cuestionamiento son herramientas privilegiadas, tal como ilustra el lema “caminamos preguntando”.

El proceso mutuo de transformación tuvo implicancias tanto para el lenguaje como para la traducción. De hecho, las lenguas indígenas describen la realidad con elementos poéticos que se derivan de una tradición oral viva. Esto también se refleja en la forma de apropiarse del idioma español, rica en imágenes y metáforas alusivas. En efecto, las palabras por si mismas son insuficientes cuando se trata de traducir cosmologías. Por ejemplo, el grito “Tierra y Libertad”, que encendió la Revolución Mexicana de 1910, y que fue recuperada por el EZLN, tiene una implicación más amplia en lengua náhuatl, donde la noción de “Tierra” (Tlali) también incluye las ideas de naturaleza, territorio y comunalidad. Esta es la razón por la que el lema  ¡Tierra y Libertad! tuvo una gran resonancia entre los pueblos indígenas de México, quienes ven en la tierra algo más que un medio de producción.

“Nos encontrábamos con que los indígenas manejaban el lenguaje con mucho apego al significado de las cosas y al uso de imágenes también. Teníamos que aprender ese otro manejo del lenguaje para poder comunicarnos con ellos, y ellos con nosotros, lo que empezó a producir efectos en nuestra forma de hablar. Y de escribir. Llegó un momento en que estábamos hablando “chueco”, como decíamos nosotros, a veces anteponiendo un adjetivo, otras no nombrando una cosa sino aludiéndola como una imagen, y sucedió que así cuajó nuestro modo, el modo de hablar de los zapatistas, y eso nos hizo perfectamente identificables. Claro, nadie nos andaba buscando, pero en las comunidades se sabía quién era zapatista por el modo de hablar, incluso para explicar la política y para explicar la guerra, que entonces apenas era un futuro incierto” (Marcos, 2014).

También el lenguaje visual zapatista está impregnado de elementos de la tradición maya y de símbolos nacidos de su encuentro con el proyecto revolucionario. Por ejemplo, el pasamontañas se convirtió rápidamente en un símbolo de identificación y unión. Evoca la resistencia ancestral y la presencia de la muerte: el hecho de que “tenemos que morir para vivir”, como los zapatistas  repiten. Al mismo tiempo, constituye una subversión de lo que Jacques Rancière (2004) describe como “la distribución de lo sensible”, es decir, el régimen de las condiciones de posibilidad, de percibir, pensar y actuar de una situación histórico-social dada: los zapatistas ocultan sus rostros para ser identificados y reconocidos, y dejan caer el pasamontañas para pasar desapercibidos.

Este encuentro con la cosmología maya está también presente en manifestaciones artísticas más convencionales como el muralismo y las pinturas de artistas campesinos zapatistas. Los murales zapatistas que pueblan los Caracoles  y algunas comunidades más alejadas, son realizados por artistas foráneos, es decir, ciudadanos mexicanos o extranjeros que no viven en áreas zapatistas, pero que sí acuerdan con las bases de apoyo qué es lo que se va a representar; el artista aporta su estilo y la técnica pero los contenidos y los motivos visuales son decisiones colectivas. El mural, como siempre, es un medio de comunicación muy efectivo para promover conceptos, acciones y otras actividades que identifican a la comunidad: sin embargo no vemos en los murales zapatistas exaltaciones a la figura de Marcos o Moisés; sí a Zapata, a la Comandanta Ramona, a los hombres, mujeres y niños zapatistas y a la imagen muy recurrente del Maíz. De algún modo, los murales movilizan contenidos colectivos (por ejemplo la Insurgencia del 1º de enero, la producción colectiva o los derechos de las mujeres). Al mismo tiempo, llenan de color los verdes prados y montañas del sureste mexicano, identificando las zonas zapatistas. Finalmente, afirman el apoyo externo  y lo visibilizan de modo permanente mediante estas colaboraciones pictóricas. Debido a las técnicas y estilos propios de cada artista foráneo, a veces muy contemporáneas, es difícil plantear que estéticamente obedezcan a una “reencarnación indígena” del mural de la revolución de 1910.  Pero por otras cuestiones que podemos considerar (decisiones colectivas de los motivos, refuerzo del apoyo solidario, representación de los avances zapatistas) pues sí podemos decir que es una re interpretación muy zapatista del mural institucional.

En una esfera externa de producción visual zapatista se ubican las obras de Beatriz Aurora; Beatriz es una artista que desde mediados de los años noventa ha estado muy cerca del EZLN. Sus pinturas se pueden ver como una especie de investigación sobre la estética visual del zapatismo: reproducidas cientos de veces en afiches y postales, sirven como puerta de entrada para los extranjeros a la política, demandas e historia del EZLN. El año pasado cuando le preguntamos qué elementos de su trabajo están relacionados con el “otro mundo” previsto por los zapatistas, argumentó: “Todos, comenzando por los motivos.  Los colores en ellos están por todas partes,  comenzando por la ropa que visten y que ellos mismos hacen a mano con diseños milenarios. En sus comunidades  hay una gran diversidad de elementos vivos  en un pequeño espacio: zapatistas de todas la edades, maíz recién cosechado, jóvenes tocando guitarra, cacao y café secándose  al sol en un entorno rodeado de vegetación exuberante y toda clase de animales domésticos deambulando en todas direcciones.  Todo junto y al mismo tiempo en una gran armonía  de movimientos  y sonidos, como una orquesta de  vida” (GIAP, 2014, p.67).

beatriz aurora 3

Como destacamos anteriormente (Arcos & Zagato, 2013, p.21) muchas de las pinturas de Beatriz Aurora se caracterizan por la ausencia de perspectiva, lo que refleja la intención de la autora por dar un estatus igualitario a cada elemento de la composición. Su peculiar uso del color y de formas elementales da un carácter naif a su trabajo, convocando de este modo un retorno a la infancia y a la fascinación por el mundo y sus posibilidades. A la vez, “orquesta de la vida” es una buena manera de retratar el proceso político zapatista, porque opone la vida a la muerte provocada por la explotación y la destrucción social, y porque es orgánico a la vida cotidiana de la gente común. En palabras de un activista habitante de las chozas de Sudáfrica, se trata de una “política que es cercana y real para el pueblo” (Zikode, 2009), que no parte de una teoría preexistente (aunque no es adversa a la ideología como referente), o de un espacio separado, sino de lo que la gente diga, piense y haga desde un punto de vista interno a una situación concreta. De estos encuentros, un tipo único de política fue desarrollado al experimentar con nociones innovadoras de igualdad y justicia social, al tiempo que caían las primeras revoluciones del siglo XX. Desde mediados de 1990, estos experimentos reemplazaron las ambiciones iniciales del movimiento de una victoria insurrecta que llevara a la toma del poder central, cristalizando entonces formas igualitarias de organización en la sociedad zapatista, que desde el 2003 cuentan con las Juntas de Buen Gobierno, con sistema de salud (incluyendo el manejo autónomo de centros dentales y clínicas), con su propio sistema educativo y un sistema organizado de producción colectiva. Este espacio sociopolítico es desarrollado lejos del estado mexicano en “forma asimétrica” a éste (John Holloway, 2014, p.32).

2da Parte

Del 22 al 25 de mayo de 2014, Alessandro Zagato se dirigió hacia La Realidad, uno de los cinco Caracoles o cabeceras del gobierno autónomo zapatista, para participar del homenaje a José Luis Solís López, militante zapatista conocido bajo la chapa de “Galeano”, quien fuera asesinado por la CIOAC-H (organización paramilitar controlada y financiada por miembros del gobierno federal como parte de la contrainsurgencia). Sin entrar en más detalles del hecho, nos vamos a enfocar en lo que fue la última aparición pública del Subcomandante Marcos, la que tuvo lugar durante este evento, y del consiguiente comunicado, profundo, poético y abierto a múltiples lecturas, en el que anunció su despedida.

Como muchos saben, Marcos ha sido el más visible exponente del EZLN en los últimos 20 años, convirtiéndose en un icono a nivel internacional. Sabemos que desde el día del levantamiento se convirtió en vocero del EZLN y que la interpretación de ese rol ha evolucionado dramáticamente con los años; sabemos también que desde fases tempranas fue líder militar del EZLN. El hecho de que su carácter sea de algún modo exagerado, teatral, y que sus apariciones públicas tuvieran un aura performativa, no deja indiferente a nadie. Zikek (2007, p.7) bromeó llamando a Marcos el “Subcomediante”, criticando lo que él percibía como una faceta inadecuada para un revolucionario. Pero que el EZLN de manera imprevista, en el contexto de un homenaje fúnebre, decidiera deshacerse de esta figura, fue definitivamente una sorpresa. Por un lado, esto es algo que va en contra de toda lógica política “convencional” del poder y la revolución. Cuando un Estado quiere desmantelar una organización subversiva, ¿no trata de capturar al líder? ¿Por qué los zapatistas sentirían entonces la necesidad de renunciar a uno de los símbolos que los hicieron famosos a nivel internacional, y a uno en particular tan carismático?

Hacía meses que el EZLN había especulado con que Marcos estaba gravemente enfermo. Los principales medios de comunicación rumoreaban sobre la naturaleza de la enfermedad. Algunos incluso insinuaron que, en realidad, la dirigencia del EZLN estaba afectada por conflictos internos. En la tarde del día 24, en La Realidad, Marcos dirigió un desfile militar ecuestre en honor a Galeano, donde cada miliciano participante portó  un parche de pirata en el ojo, siendo el suyo decorado además con la imagen de una calavera. Por eso, cuando a la medianoche Marcos comienza a leer su comunicado anunciando que “éstas serán mis últimas palabras en público antes de dejar de existir” (EZLN, 2014) un silencio se extendió entre los presentes.

Marcos continuó su discurso abordando un proceso multidimensional del cambio que el EZLN experimentó en las últimas dos décadas, y que, según él, pocos observadores perciben. Este cambio implica categorías de clase: “del origen clase mediero ilustrado al indígena campesino”; de raza: “de la dirección mestiza a la dirección netamente indígena”; y de pensamiento: “del vanguardismo revolucionario al mandar obedeciendo; de la toma del Poder de Arriba a la creación del poder de abajo; de la política profesional a la política cotidiana; de los líderes a los pueblos; de la marginación de género a la participación directa de las mujeres; de la burla a lo otro a la celebración de la diferencia” (EZLN, 2014). Este análisis lo lleva a preguntarse por qué todavía hay tanta gente en México, incluyendo intelectuales, políticos y activistas, que a pesar de la afirmación de que la historia está hecha por los pueblos, se espantan tanto frente a un gobierno popular donde los “especialistas” no están por ningún lado. ¿Por qué, se pregunta Marcos, “están tan aterrorizados cuando el pueblo gobierna, cuando determina sus propios pasos?” (ibíd.).

Para dar respuesta a estas preguntas, Marcos se remite al levantamiento del 1 de enero de 1994, cuando las tropas del EZLN descendieron sobre las ciudades de Chiapas y sacudieron al mundo con sus pasos. Durante los siguientes días los rebeldes comenzaron a darse cuenta de que algo inesperado estaba pasando: “los de fuera no nos veían” (EZLN, 2014). Los zapatistas sentían que la sociedad civil era incapaz de comprender la verdadera naturaleza de su levantamiento. “Acostumbrados a mirar desde arriba a los indígenas, no alzaban la mirada para mirarnos. Acostumbrados a vernos humillados, su corazón no comprendía nuestra digna rebeldía. Su mirada se detuvo en el único mestizo que llevaba pasamontañas [es decir, Marcos], es decir, que no miraron” (ibíd.). Esto, revela, es el momento en la historia del movimiento cuando la “construcción de la figura de Marcos” comenzó. Las razones para ello son claras: el racismo, 500 años de explotación y humillación, pero también el vanguardismo político, evitaban que la gente realmente quisiera reconocer lo que unos pocos miles de campesinos indígenas habían sido capaces de hacer. Eso incluía fracciones de la izquierda, “porque también hay racismo de izquierda, sobre todo en la que se pretende revolucionaria” (EZLN, 2014).

Como una solución a este problema de la visibilidad, el movimiento recurrió a una creación estética que funcionaría como herramienta de mediación simbólica entre el levantamiento indígena y la sociedad, es decir, entre dos cosmologías incompatibles. “Si me permiten definir a Marcos el personaje –dice- entonces diría sin titubear que fue una botarga. Digamos que, para que me entiendan, Marcos era un Medio No Libre” (ibíd.). Esta es una afirmación crucial porque articula una (auto) crítica del significado estético-político de la “construcción de Marcos”. Al decir que su imagen, como un medio, no es libre, Marcos alude al hecho de que pertenece en parte al dominio del poder – y que fue construida con el fin de infiltrarse en él.

Con Guy Debord (1994) se puede argumentar que la imagen de Marcos es “espectacular”, ya que pertenece a un régimen abstracto de producción y de relaciones sociales en que las imágenes juegan un papel estructural de separación, mediación y neutralización. En la “sociedad del espectáculo” (Debord, 1994) las imágenes organizan las relaciones sociales con el fin de reforzar la separación de los individuos de sus condiciones de existencia, en esferas tales como la producción, las necesidades, los afectos, los deseos, y así sucesivamente; empujan a los individuos a  un proceso de devenir abstracto, dentro de un dominio de sentido común impersonal que Tiqqun ha definido como “publicidad”. A través de la publicidad “el Estado Liberal da transparencia a la fundamental opacidad de la población” (Tiqqun, 2010) y puede gestionar de manera más eficaz.

Como ya hemos dicho, la figura de Marcos fue proyectada en el espacio de la publicidad para construir un puente entre el levantamiento zapatista y la sociedad. Se respondió a la necesidad de replantear estéticamente el proceso político zapatista de acuerdo con algo más cómodo y familiar al imaginario revolucionario, uno que podría ser atractivo, ya que reproduce las jerarquías raciales y de clase (incluyendo un líder blanco, macho,  educado). Sin embargo, esta imagen fue el producto de una abstracción – es decir, una separación – de lo real del movimiento. Hasta cierto punto, la construcción de Marcos traicionó al levantamiento porque mintió acerca de su naturaleza y composición. Con los años la figura de Marcos terminó asumiendo una existencia casi independiente en el ámbito de la publicidad, y fue en parte apropiado y espectacularizado por los medios, con el consiguiente efecto de despolitización.

En un texto de 1851 un trabajador francés criticó la forma estereotipada en la que los grandes artistas (y la propaganda socialista) representaban la figura del trabajador: “La pose severa del cerrajero da lugar a admirables estudios; las escuelas flamenca y holandesa demuestran el partido que sacaron de ella los Rembrandt y los Van Ostade. Pero no podemos olvidar que los obreros que sirven de modelo para esos admirables cuadros pierden el uso de sus ojos a una edad poco avanzada y eso destruye una parte del placer que sentimos contemplando las obras de esos grandes maestros” (Rancière, 2010, p.31). Esto quiere decir que la abstracción estética del trabajador del metal tiende a omitir la miseria de trabajo de la fábrica. Por otro lado, sostiene Rancière, “la poesía vigorosa y espléndida esparcida sobre las frentes obreras por los pintores del acero templado no es simplemente la máscara de la miseria obrera: es el precio con el que se paga el abandono de un sueño, el de otro lugar en el mundo de las imágenes.” (ibíd. P.31). La imagen producida como propaganda o “publicidad”, opera un efecto desconcertante y represivo sobre el tema representado (el obrero, el campesino o el indígena revolucionario), ya que evita su liberación mediante la asignación de la misma para una condición específica, un lugar específico en el mundo de las imágenes. “Para mantener al obrero en su sitio”, dice Rancière, “hay que duplicar la jerarquía real con una jerarquía imaginaria que la socave no tanto por proponer emblemas del poder popular, sino por introducir la duplicidad en el corazón mismo de la actividad del trabajador en su sitio” (ibíd. P.35).

Al igual que en la representación estereotipada del trabajador, la figura de “Marcos el líder revolucionario” no solo mistifica la realidad del movimiento zapatista (en términos de raza, clase y estructura), sino que también tiende a asignar al rebelde zapatista a un lugar específico en el mundo de las imágenes. La despedida de Marcos puede ser visto como una subversión de esta dinámica. Constituye una especie de depuración estética, que moviliza la atención a las bases y al proceso de construcción de una potencia igualitaria real desde abajo. Con este impresionante paso, el sociólogo uruguayo Raúl Zibechi (2014) ha argumentado que “los zapatistas han puesto el listón muy alto, más alto de lo que nunca se ha establecido por ninguna fuerza política”. De hecho, no es al nivel de la cúpula militar (que representa estéticamente Marcos) que se juega el desafío político del zapatismo, sino en el proceso de construcción de la autonomía, es decir, en la creación de un poder desde abajo, de un día- a día de la política y para todos.

 aa P1040626

BIBLIOGRAFÍA

Arcos, N., & Zagato, A. (2013). Diálogo n°1: Notas sobre estética y política en el movimiento zapatista. Rufiàn Revista, 17, 13-27

Badiou, A. (2005). Eight theses on the universal. from http://www.lacan.com/badeight.htm

Conant, J. (2010). A Poetics of Resistance. The Revolutionary Public Relations of the Zapatista Insurgency. Oakland: AK Press

Debord, G. (1994). The Society of the Spectacle. Broadway: Zone Books

Deleuze, G. (1994). Difference and Repetition. New York: Columbia University Press.

EZLN. (2014). Entre la Luz y La Sombra. 25 de mayo  http://enlacezapatista.ezln.org.mx/2014/05/25/entre-la-luz-y-la-sombra/

EZLN. (2003). Los 20 y los 10 del EZLN. La Jornada, 15 de noviembre.

GIAP. (2014). Entrevista a Beatriz Aurora. Rufiàn Revista, 17, 66-69

Holloway, J. (2014). Poesía y Revolución. Rufiàn Revista, 17, 31-37

Le Bot, Y. (1997). El sueño zapatista. Entrevistas con el Subcomandante Marcos, el mayor Moisés y el comandante Tacho, del Ejercito Zapatista de Liberación Nacional. México: Plaza & Janés

Marcos, S. (2014). Subcomandante Marcos escritor. Entrevista por Juan Gelman. Desinformèmonos, 15 de enero http://desinformemonos.org/2014/01/subcomandantes-marcos-escritor-por-juan-gelman/

Rancière, J. (2004). The Politics of Aesthetics: The Distribution of the Sensible. London: Bloomsbury Academics.

Rancière, J. (2010). La Noche de los Proletarios. Archivos del sueño obrero. Buenos Aires: Tinta de Limón.

Savater, A. (2015). Reabrir la cuestión revolucionaria (lectura del Comité Invisible). El Diario, 23 de enero http://www.eldiario.es/interferencias/comite_invisible-revolucion_6_348975119.html

Tiqqun. (2010). Introduction to Civil War. Los Angeles: Semiotexte

Zibechi, R. (2014). The Death Of SupMarcos. A Blow to Revolutionary Pride. Dorset Chiapas Solidarity, 20 de junio http://dorsetchiapassolidarity.wordpress.com/2014/06/20/the-death-of-supmarcos-a-blow-to-revolutionary-pride/

Zikide, S. (2009). The high cost of the right to the city. Abahlali Official Website, 25 de mayo http://www.abahlali.org/taxonomy/term/1093

Žižek, S. (2007). Resistance Is Surrender. London Review of Books, 29, 22:7

[1] Los seis pertenecían al Frente de Liberación Nacional (FLN), una organización insurgente mexicana urbana fundada en 1969. A lo largo de su permanencia en la Selva Lacandona, el EZLN se derivó progresivamente del FLN.

[2] El FLN-EZLN no era el único grupo revolucionario presente en la Selva Lacandona. Había otras organizaciones en el área como el Ejército Insurgente Mexicano (EIM, guerrilla fundada a fines de los ’60 a la que se le pierde el rastro), el ARIC ( Asociación Rural de Interés Colectivo, organización indígena campesina desarrollada entre 1975 y 1988 cuyos miembros, alrededor del 40%, pasaron a ser zapatistas) e incluso se considera como confluyente en el proceso zapatista a la Diócesis de Don Samuel Ruiz, con 7.000 catequistas en 38 municipios desde mediados de la década del ’70 concientizando a la población sobre la Teología de la Liberación.

PRÓXIMOS EVENTOS: 11 Y 12 DE MARZO EN NOTTINGHAM, INGLATERRA

 

vista 1  vista 2

Con mucho gusto les informamos que GIAP estará realizando sus actividades de difusión sobre la autonomía zapatista y el profundo engranaje entre poética, imaginario y estética en la política alternativa de raíz indígena, la próxima semana de marzo en la ciudad de Nottingham, Inglaterra.

El día MIÉRCOLES 11 DE MARZO a las 18ºº en el Nottingham Contemporary Art, haremos una visita guiada en inglés por nuestra muestra “Autonomy is Life“, que incluye pinturas de Beatriz Aurora, la pintora del zapatismo; un video de agroecología a cargo de los documentalistas rusos Elena Korykhalova y Oleg Anatolievich; una serie de grabados de la Escuela de Cultura Popular Mártires del ’68; un conjunto de paliacates bordados en Oventic y una serie de textos y comunicados del Sub Comandante Marcos-Galeano.

Al día siguiente, JUEVES 12 DE MARZO entre 14 y 17ººhrs en el Primary Studio, sostendremos un encuentro taller para profundizar nociones sobre la historia del EZLN, la construcción de la autonomía zapatista y la función de la estética en este movimiento social.

TODO ES GRATIS. Más info e inscripciones en estos links:

http://www.nottinghamcontemporary.org/event/giap-tour

http://www.nottinghamcontemporary.org/event/giap-workshop

 

John Holloway – On Poetry and Revolution

*This is the English translation of a talk given by John Holloway in the Primera Cátedra Latinoamericana de Historia y Teoría del Arte (First Latin American Conference of Theory and History of Art) Alberto Urdaneta, Museum of Art, National University of Bogota, September 17, 2007, which we previously published on our Blog and in Rufian Revista. We thank John Holloway for sharing with us this inspiring text.

Imagen

            It is an honour and an excitement to be in a different world, a strange world of artists. When I was trying to think what I could possibly say about art to artists, I remembered that a few months ago, someone described me as the poet of the altermundista movement. I do not know why he said that, but I was very flattered, even though I knew that the person who said it intended it as an insult, or at least a disqualification. He meant it as an insult because he was saying that revolutionary theory should not be confused with poetry. Poetry is dangerous because it has to do with a beautiful but unreal world, whereas revolutionary theory is about the real world of hard struggle. In this real world of struggle, poetry and art and beauty do not play an important role: revolutionary struggle confronts ugliness with ugliness, guns with guns, brutality with brutality. There will be time for poetry and beauty and art after the revolution.

I do not agree with that argument. On the contrary, I want to argue that revolutionary theory and practice must be artistic, or else it is not revolutionary, and also that art must be revolutionary or it is not art.

(Forgive me if I speak of revolution. I know that it is a word that is out of fashion. It is just that I take as a starting point that we all know that capitalism is a catastrophe for humanity, and that if we do not succeed in getting rid of it, if we do not succeed in changing the world radically, it is very possible that we humans will not survive for very long. That is why I speak of revolution.)

Famously, Adorno said that after Auschwitz it was impossible to write poetry. We do not have to think back the sixty years to Auschwitz to understand what he meant. We have enough horrors closer at hand, perhaps especially here in Colombia, especially here in Latin America, especially in the world of today (Abu Ghraib, Guantánamo). In this world, to think of creating something beautiful seems a terrible insensitivity, almost a mockery of those who, at this very moment, are being tortured, brutalised, raped, killed. How we can write poetry or paint pictures or give talks when we know what is happening around us?

But then what? Ugliness against ugliness, violence against violence, power against power, is no revolution. Revolution, the radical transformation of the world cannot be symmetrical: if it is, there is no transformation, simply the reproduction of the same thing with different faces. Asymmetry is the key to revolutionary thought and practice. If we are struggling to create something different, then our struggle too must be something different.

Asymmetry is all-important because what we are fighting against is not a group of people but a way of doing things, a form of organising the world. Capital is a social relation, a form in which people relate to one another. Capital is the enemy, but this means that the enemy is a certain form of social relations, a form of social organisation based on the suppression of our determination of our own doing, on the objectification of the subject, on exploitation. Our struggle for a different world has to mean opposing different social relations to the ones that we are fighting against. If we struggle symmetrically, if we accept the methods and forms of organisation of the enemy in our struggle, then all we are doing is reproducing capital within our opposition to it. If we fight on the terrain of capital, then we lose, even if we win.

But what is this asymmetry, this otherness, that we oppose to capital?

In the first place, asymmetry means refusal, refusal of capital and its forms. No, we do not accept. No we do not accept that the world should be driven by profit. No, we refuse to subordinate our lives to money. No we shall not fight on your terrain, we shall not do what you expect us to do. No!

Our No is a threshold. It opens to another world, to a world of other doing. No, we shall not shape our lives according to the requirements of capital, we shall do what we consider necessary or desirable. We shall not labour under the command of capital, we shall do something else. To one type of activity we oppose a very different type of activity. Marx referred to the contrast between these two types of activity as the “two-fold character of labour” and he insisted that this two-fold character of labour is “the pivot on which a comprehension of political economy turns” – and therefore of capitalism. He refers to the two sides of labour as “abstract labour” on the one hand, and “concrete or useful labour” on the other. Abstract labour refers to the abstraction which the market imposes on the act of creation: it is emptied of all concreteness, abstracted from its particular characteristics, so that one labour is just the same as another. It is alienated labour, labour that is alienated or abstracted or separated from the people who perform it. (The concept of abstract labour has nothing to do with the material or immaterial nature of the labour.) Concrete or useful labour refers to the creative activity that exists in any society and that is potentially unalienated, free from alien determination. To make the distinction a bit more clear, we shall speak of abstract labour on the one hand, and useful-creative doing on the other.

Our No opens the door to a world of useful-creative doing, a world based on use value not on value, a world of a doing that pushes towards self-determination. Where is this world? Orthodox Marxist theory tells us that it exists in the future, after the revolution, but this is not true. It exists here and now, but it exists in the cracks, in the shadows, always on the edge of impossibility. Its core is useful-creative doing, the push towards self-determination which exists in, against and beyond abstract labour. It exists in abstract labour in the daily activity of all of us who sell our labour power in order to survive, against in the constant revolt against abstract labour both from within employment and in the refusal to enter into employment, and it exists beyond abstract labour in the attempts of millions and millions of people all over the world to dedicate their lives, individually or collectively, to what they consider necessary or desirable. Sigue leyendo